El atentado a Gladys

This entry was posted by on jueves, 14 agosto, 2008 at

A Gladys Martínez Fombona

El presidente municipal de Zapopan, Juan Sánchez Aldana, juega al inocente cuando pide paciencia a los vecinos del fraccionamiento Bugambilias que han recibido amenazas de muerte, cuando lo que se necesita es un hombre con carácter y decencia para meter en cintura a los poderosos desarrolladores inmobiliarios.

En el último trimestre de la administración municipal panista del doctor Macedonio Tamez (2001-2003), se autorizó modificar el uso de suelo de la zona boscosa de transición al área protegida del bosque La Primavera, llamada franja de amortiguamiento. El objetivo de esta importante modificación que impactaría negativamente al bosque, sería beneficiar al prominente empresario Jorge Vergara cuyo proyecto JVC, de 280 hectáreas, incluye entre otras edificaciones un estadio de futbol. Este proyecto sería la punta de lanza a partir del cual la presión de los poderosos no daría cuartel.

La bomba molotov que el 25 de julio pasado incendió la recamara de las niñas de Gladys Martínez Fombona es una muestra del peligro que corre la familia de esta activista ambiental, que lucha por defender al bosque contra la ola expansiva de los cotos privados y centros comerciales en la segunda sección de Bugambilias, en la parte alta del cerro, justo dentro del límite de La Primavera.

Otros miembros de la asociación civil Transparencia Bugambilias, como Rosario Bretón Sánchez, han recibido agresiones, como la intención malograda por incendiarle su camioneta.

Gladys y sus compañeros tienen dos años documentando las irregularidades para lograr el cambio de uso de suelo que devasta al bosque, entre estas se destacan las actividades de la empresa Dhasa, que según esta organización ha talado el bosque para dar paso a nuevas edificaciones y que al parecer gozó del apoyo incondicional del destituido Rafael Padilla Siurob, ex presidente de la asamblea de colonos. El nombre de Martín González Márquez, supuesto hermano del gobernador Emilio González Márquez, también es señalado, pues fue miembro de la mesa directiva que presidía Padilla Siurob. A fin de que la denuncia de Gladys y sus compañeros fuera atendida por la PGJE, se solicitó la intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El director de Ecología de Zapopan, Justo Osorno, y Carlos Alberto Rendón Valdez, de Participación Ciudadana, se justifican con la disculpa de los inútiles, no pueden hacer nada pues estas autorizaciones fueron hechas en otras administraciones. La Contraloría municipal ha iniciado una investigación de la que poco se espera, dada la sinergia entre empresarios y funcionarios de Zapopan.

En 1995, el primer gobernador panista de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez, firmó un Acuerdo de Coordinación para Transferir la Administración del Bosque La Primavera, cuyas acciones de protección le correspondían al gobierno federal; consideró que el Estado y los municipios colindantes junto con la Federación podrían ejercer mayor fiscalización con el objetivo de dar garantías de sustentabilidad al bosque. A doce años y medio de distancia de este acuerdo, sabemos que se equivocó y que su iniciativa dio rienda suelta a la rapiña inmobiliaria, ante la mirada cobarde de las administraciones municipales, entre las que se destaca vergonzosamente la de Sánchez Aldana.

María del Rayo Calderón

http://www.milenio.com/node/62899


Leave a Reply