Policías protegen invasiones ilícitas

This entry was posted by on lunes, 9 noviembre, 2009 at
Alejandra Molina Serna

Alejandra Molina Serna

Zapopan, Jalisco.- La expropiación de terrenos situados en puntos estratégicos de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), es una nueva modalidad que los delincuentes realizan de forma silenciosa y bajo el cobijo de las autoridades, quienes además de solaparlos coadyuvan brindándoles protección con la utilización de la fuerza pública.

Esta actividad delincuencial consiste en apoderarse de predios ubicados en las inmediaciones de desarrollos de vivienda de interés social que además están carentes de infraestructura, redes viales, electricidad, agua, alcantarillado; su único propósito es, expandir más sus dominios al costo que sea.

Juan Manuel García Morales, quien es víctima de estos actos ilícitos, acudió a EL OCCIDENTAL para evidenciar el calvario que le ha representado el acoso y hostigamiento por parte de individuos que lo despojaron en el año 2006 de una fracción de su predio denominado La Peña de 16 hectáreas situado al poniente de Santa Ana Tepetitlán, en el municipio de Zapopan.

Por segunda ocasión se mantienen apostados en el lugar y sembrando el terror en las personas que laboran en los terrenos colindantes, cuyos propietarios reforzaron la seguridad de sus bienes ante la amenaza inminente que representan.

El afectado acudió el pasado 26 de octubre a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a denunciar a quien resulte responsable sobre los hechos violentos que protagonizaron elementos adscritos al grupo de reacción inmediata EROE de la Dirección de Seguridad Pública zapopana, debido a que causaron daños, lesiones, actos de rapiña y que, de acuerdo al ofendido, podrían estar en contubernio con los presuntos delincuentes que ahora buscan apoderarse -gradualmente- de la superficie total del terreno.

Según consta en la averiguación previa 6559/2009/B, Juan Manuel García Morales acreditó ante el agente del Ministerio Público adscrito a la Coordinación de Delitos Patrimoniales, la documentación que lo avala como propietario del inmueble. Para ello, exhibió las escrituras notariadas que están legalmente incorporadas ante el Registro Público de la Propiedad.

LOS HECHOS

Al ser entrevistado por este medio, García Morales reconoció que sufre persecución por parte de los policías que aún se mantienen en el área, así como civiles y varios individuos que son encabezados por Gilberto Ybarra Matus, otro sujeto apodado “El Molacho”, además de Carlos Núñez Márquez.

El 30 de septiembre intentaron efectuar el despojo, pero no lo consiguieron. El día 1 de octubre personal del Ejército Mexicano incursionó con un operativo para localizar armas y droga, en esa ocasión la milicia justificó su presencia debido a que indagaban una supuesta denuncia anónima; sin embargo, al no detectar nada se retiraron.

El 21 de octubre, alrededor de las 08:30 horas, personal del grupo EROE de la Policía de Zapopan (los cuales se desplazaban en las unidades: Z-503, Z-E10, ZS-18, ZO-001, Z-E10, ZS-022, Z-021 y ZE-07) acompañados por personal de bajo rango de la misma corporación y civiles, sin mediar palabra rompieron las mallas perimetrales y desalojaron violentamente a sus empleados, los cuales realizaban labores del campo ya que el predio se encuentra situado en la zona protegida del bosque de La Primavera.

“Los uniformados portaban armas largas y uno de los comandantes me dijo que se trataba de un servicio gratificado. El asunto se tornó crítico cuando mis trabajadores intentaron rescatar sus pertenencias que guardaban en una finca rústica donde pernoctan. Los policías además de insultarlos y golpearlos, les impidieron el paso”.

De acuerdo al afectado, los elementos nunca mostraron orden judicial que justificara su acción, por lo que le pareció excesivo el despliegue utilizado.

“Me parece irresponsable que la policía descuide la protección ciudadana y cobre dinero para proteger intereses de delincuentes profesionales. Esa mañana, al ver la situación mandé a mis empleados a que levantaran un parte de lesiones en un puesto de socorros y tras denunciar la arbitrariedad en la PGJE; interpuse una queja (8521/09) en la Primer Visitaduría de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ)”.

DENUNCIAN ACOSO

En un recorrido por el lugar, EL OCCIDENTAL constató que los presuntos usurpadores además de operar impunemente, introdujeron maquinaria pesada para levantar barricadas con lo que obstaculizan el libre tránsito de quienes poseen propiedades limítrofes a la que ahora está acaparada.

“Nuestro temor es que algo más grande suceda -consideró otro agraviado- son invasores profesionales que se introducen como la humedad. Gilberto Ybarra Matus se autonombró dueño de ‘Cerrito Gordo’, pero es mentira esa tierra nunca ha existido y es un mero pretexto disfrazado para robarnos”.

Cabe recordar que la policía de la ex Villa Maicera recientemente celebró con bombo y platillo 11 años de su fundación, aunque se desconocía que sus habilidades operativas fueran para el servicio de la delincuencia.

El Occidental / Alejandra Molina Serna

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n1396498.htm


Leave a Reply