En Jalisco la ley no es para todos

This entry was posted by on sábado, 5 diciembre, 2009 at

Existen funcionarios de alto nivel en nuestro estado que están convencidos -y así se expresan declaradamente ante la prensa– que la ley debe cumplirse por los ciudadanos, pero no por la autoridad. Recientemente hemos escuchado a Sergio Carmona Ruvalcaba, secretario Estatal de Desarrollo Urbano, expresarse en este sentido, opinando que para las obras del estado no hace falta contar con los requisitos que marca la ley, ni siquiera licencias municipales.

Así también opina Juan Sánchez Aldana, presidente Municipal de Zapopan, quien da luz verde a la construcción de la Villa Panamericana en el predio de El Bajío del Arenal, sin que le preocupe por un instante que la obtención de los necesarios permisos es prácticamente imposible, dadas las condiciones y circunstancias en las que se encuentra ese predio.

Parece que se les suma también Martha Ruth del Toro, titular de la Semades, al decidir que se debe apoyar a la construcción de la Villa Panamericana en El Bajío, con un dictamen favorable al estudio de impacto ambiental, antes de siquiera conocer el mismo estudio.

Para colmo, hace dos semanas no existía tal estudio, cuando nuestra flamante secretaria a cargo del medio ambiente de nuestro estado declaró que en 15 días estaría elaborado y dictaminado, para que el día 8 de diciembre pudiera arrancar la obra de la Villa para los atletas de los Panamericanos. O sea, ella daba por procedente el estudio, cualquier estudio, sin importar su contenido, antes de que se hubiera elaborado, todo ello con el afán servil de ofrecer su apoyo incondicional a la construcción de esas obras.

¡Qué fácil pueden olvidar nuestras autoridades lo que juraron al tomar posesión de su cargo: ¡Cumplir y hacer cumplir la ley! O dejémoslo más cerca de su acción, menos teórico, más práctico, sólo ¡Cumplir con su chamba, carajo! Hacer bien su trabajo como servidor público, no servidor de los intereses de algunos cuates. Martha Ruth del Toro al igual que Juan Sánchez Aldana, Carlos Andrade Garín, Mario Vázquez Raña, Sergio Carmona Ruvalcaba, Alfonso Petersen Farah, Juan Pablo de la Torre, Héctor Vielma Ordóñez y todos aquellos que favorecen con palabras o calladamente a la construcción de la Villa Panamericana, todos y absolutamente todos saben o deben saber que un estudio de esa naturaleza se lleva muuuucho más tiempo para realizarse a conciencia, y vaya, conciencia debe prevalecer para proteger una de las zonas de mayor importancia de toda la Zona Metropolitana de Guadalajara, en asuntos de agua potable.

No estamos hablando de peras o manzanas, estamos hablando de una zona marcada por el Plan Parcial de Desarrollo Urbano como Zona de Proteccón al Acuífero, por su naturaleza protegida por las leyes y la autoridad federal, para salvaguardar y garantizar la recarga de los mantos freáticos que abastecen actualmente una tercera parte de la población de nuestra mancha urbana con agua potable limpia.

Y esos bárbaros van y se proponen a construir un complejo habitacional y comercial sobre ese lugar, que se conoce como una zona endorreica, a donde confluyen todas las corrientes superficiales y subterráneas de los escurrimientos naturales, para integrarse a los mantos acuíferos que solamente dan agua potable a los humanos, sino mantienen con su flujo continuo al bosque de Los Colomos y el Bosque de la Primavera.

¿Cómo lo están haciendo?

Carlos Andrade Garín, presidente del Copag (Comité Organizador de los Panamericanos Guadalajara 2011), le ofrece a Mario Vázquez Raña, presidente de la Odepa, el sitio para la instalación del proyecto, y se lo presenta como un sitio que cumple con todos los lineamientos legales y técnicos. Vázquez Raña contento, declara que se ha escogido ese sitio. Recibe una carta del Parlamento explicándole todas las complicaciones ambientales y urbanísticas, pero nos contesta diciendo que ése no es su problema, porque no ha sido enterado por su gente. Juan Sánchez Aldana declara que ha sucedido un milagro pues “la Villa le ha caído del cielo y no la va a soltar”. Martha Ruth del Toro entra al juego prometiendo “cuidar el aspecto ambiental” y promete favorecer el proyecto con un genial dictamen al Estudio de Impacto Ambiental, convocando a una consulta pública por Internet solamente (obviamente discriminatoria), que se abre en un sitio por el 30 de noviembre, sin que se pueda acceder a la información, y cerrando la misma convocatoria el día 3 de diciembre, a escasos 3 días de haberse iniciado, pero hasta el día 2 de diciembre se pudo por fin conocer la información del estudio de impacto ambiental, que consta de más de 500 páginas, obviamente imposible para estudiarlo en menos de un día. El hecho de que la Semades no es competente ni para elaborar estudios de impacto ambiental, mucho menos para evaluarlos, cuando se trata de zonas de protección y competencia federal, no le molesta.

El Parlamento de Colonias le entregó el jueves 3 de diciembre al presidente municipal de Zapopan un escrito en el cual le da a conocer todos los artículos que estaría violando en el caso de proceder con el proyecto. No puede decir que no sabía. Es posible que no sabe tanto de leyes; ser experto en leyes no es obligación para un presidente municipal. Pero ahora sabe. Las violaciones son graves. Ahora ya no puede decir que el cumplimiento de las leyes es asunto de la ciudadanía común y corriente, ahora sabe que también es su obligación, y la de todos aquellos quienes creen que por ser una obra para el noble deporte, se puede construir la Villa Panamericana en cualquier sitio.

La Villa Panamericana no se debe hacer en El Bajío. El Parlamento de Colonias llama a todos los organismos civiles y sociales del estado de Jalisco a unirse a este reclamo, a proteger nuestros recursos más preciosos y a ponerles un alto a los abusos que cometen casi a diario esas personas que se llaman autoridades, para que aprendan a convivir con nosotros, la sociedad, a sentir lo que nosotros sentimos, a ganarse el derecho para ser nuestros representantes. Por lo pronto no nos representan, ni parece que les interesa.

La Jornada / José Fernando Estrada Godínez

http://www.lajornadajalisco.com.mx/2009/12/05/index.php?section=opinion&article=007o1pol


Leave a Reply