El Plan de Acción del propio gobierno señala que son necesarios 18.1 mdp.

This entry was posted by on sábado, 9 enero, 2010 at

La Primavera, zona del Pedernal. Los servicios ecológicos de esta reserva han sido injustamente pagados. Foto: Marco A. Vargas

La Primavera, zona del Pedernal. Los servicios ecológicos de esta reserva han sido injustamente pagados. Foto: Marco A. Vargas

El gobierno de Jalisco decidió enmendar parcialmente la crisis presupuestal para el bosque La Primavera, ante la amenaza de perder su administración por violar el convenio con el gobierno federal. Otorgará siete millones de pesos para sostener sus actividades sustantivas, un gasto similar al que aportó en 2009 pero que sigue lejos del ideal presupuestal fijado en el Plan de Acción que, bajo la tutela de la Secretaría de Planeación (Seplan), fue elaborado en 2007 —por instrucciones del propio gobernador, Emilio González Márquez—, el cual exige 18.1 millones de pesos para garantizar sus nueve componentes de gestión básicos (ver recuadro anexo).

Este financiamiento es mínimo, si se compara con el valor de los servicios ambientales que el área protegida presta a las comunidades humanas, sobre todo la zona metropolitana de Guadalajara. Tan sólo el valor comercial del agua que se recarga en la sierra, alrededor de 240 millones de metros cúbicos, equivale a dos tercios de las necesidades de la capital del estado.

El valor de sólo este recurso oscila entre 30 centavos por metro cúbico que cobra la Comisión Nacional del Agua a los concesionarios del valle de Autlán, y los cinco pesos que por los mismos mil litros cobra el SIAPA en la zona metropolitana de Guadalajara: de 72 a 1,200 millones de pesos (Público, 21 de diciembre de 2009). Otros servicios de alto valor no han sido estimados económicamente aún.

“Nos hablaron de la Dirección General Forestal, que el secretario [de desarrollo Rural, Álvaro García Chávez] estaba en reunión con el gobernador y que se iban a aportar al menos esos siete millones de pesos para las labores sustantivas del área protegida”, confirmó el director del bosque, José Luis Gámez Valdivia.

Lo que Gámez Valdivia no tiene claro es por medio de qué partidas se entregará el dinero para que la dirección ejecutiva realice sus funciones. Siete millones de pesos apenas rinden para sostener la operación, lo que incluye los sueldos de los empleados, el mantenimiento del cuerpo de guardabosques y de las brigadas contra incendios.

Por su parte, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades), Martha Ruth del Toro Gaytán, aseguró en un comunicado que las áreas protegidas de Jalisco tendrán dinero para operar este año, incluidos La Primavera y la Junta Intermunicipal del Río Ayuquila (JIRA).

De esta última, mencionó: “Realizan estrategias conjuntas de mejoramiento ambiental, destacando la reducción de la carga contaminante del río Ayuquila, sistemas de tratamiento de aguas residuales, programas intermunicipales de educación ambiental y concientización ciudadana, así como de separación y reciclaje de desechos sólidos […] este modelo está siendo replicado con éxito en todo el estado y, debido a los logros obtenidos, es un modelo reconocido a escala nacional”.

Añadió: “Si bien aún no se tienen determinados los recursos necesarios, el gobierno del estado garantizará la suficiencia presupuestal para la operación” de las áreas protegidas.


Financiamiento

El Plan de Acción de 2007, elaborado por diversas autoridades, organizaciones empresariales y de la sociedad civil, para rescatar La Primavera (ver en www.bosquelaprimavera.com), señala la necesidad de un presupuesto anual de 18.1 mdp para que se cumplan en nueve prioridades los objetivos del área: mantener y restaurar los ecosistemas.

Para la prioridad uno (1), “desarrollar un plan maestro de aprovechamiento sustentable”, se requieren 900 mil pesos.

Las labores de protección (2), que incluye el objetivo estratégico de un programa de inspección y vigilancia, requieren ocho mdp.

La gestión (3), “conservar el bosque a través del cumplimiento del programa de conservación y manejo”, implica 1.9 millones.

La restauración (4 y 5), que incluye plan de reforestación, recuperación de suelos, mantenimiento de fauna y buenos caminos para combatir incendios, se lleva dos millones 850 mil pesos.

El manejo (6), básicamente “desarrollar instrumentos de política ambiental”, exige inversión de un millón de pesos al año; las actividades de cultura (7) significan 650 mil pesos.

Generación de conocimiento del área protegida (prioridad 8 ) y difusión del bosque La Primavera como área de protección ambiental (9) suman 1.8 mdp.

Estos objetivos no incluyen, ni de lejos, el gasto que exigiría la compensación para los dueños de las 30 mil hectáreas que han visto cancelados sus derechos de desarrollo.

Publico / Agustín del Castillo

http://www.milenio.com/node/356587


Leave a Reply