Que la visita limpie

This entry was posted by on domingo, 24 enero, 2010 at
Foto: Salvador Alcalá

Foto: Salvador Alcalá

Son pocos los tapatíos que en estos días visitan el Bosque de La Primavera. EL OCCIDENTAL pudo observar que sólo cuatro familias se encontraban al ingreso del bosque disfrutando de las altas temperaturas que el día de ayer se dejaron sentir. Más adelante, alrededor de otras seis familias fueron encontradas en las aguas termales del río Caliente, disfrutando en la contaminada naturaleza que impera en este lugar.

La familia Alderete (entrevistada el día de ayer), dijo visitar periódicamente este lugar. Expresaron que les gusta hacerlo los sábados porque “está más tranquilo”; además de que los domingos es cuando hay mayor cantidad de visitantes “y basura, sobre todo”.

A lo largo del camino que conduce al río Caliente, es notable la basura que algunos visitantes dejan en esta área natural.

Este bosque tiene un origen volcánico, por lo cual cuenta con varios manantiales de aguas termales y pequeños ríos (algunos contaminados con basura). Tiene una extensión de 36 mil 200 hectáreas y además presenta una vasta zona de influencia en la región, la cual comprende un área de 150 mil hectáreas. En cuanto a su orografía, sólo destacan pequeños cerros como El Colli, El Tule, El Pedernal y Cañón de las Flores.

Estas características son las que promueve la vista al Bosque de La Primavera, particularmente en domingo y por lo que la concentración de basura es mayor en estos días (latas de cerveza, refrescos, empaques de papas, pañales y todo tipo de basura orgánica e inorgánica). La actitud contaminante de los visitantes hace que los caminos de La Primavera y hasta el mismo río Caliente y otros ríos, se vean con una gran cantidad de basura, pese a la exhortación de los caseros de no dejar basura dentro del bosque.

La familia Ochoa Olivares tomaba un baño de agua caliente en el río, mientras comentaron a este diario cómo es que algunos visitantes que se habían retirado momentos antes, dejaron algunas latas de cerveza.

“La gente no entiende y deja su basura. Mire cómo se ve feo el río con toda la basura que dejan”, mencionó el padre de familia.

EL OCCIDENTAL pudo constatar en su largo recorrido por el Bosque de La Primavera, que no hay autoridad alguna en el interior de este lugar que ponga orden y sancione a quienes dejan la basura que contamina esta área ecológica natural.

Además de la basura, los visitantes no miden las consecuencias de los accidentes que pueden sufrir en esta zona. Se puede ver cómo los menores de edad escalan las empinadas colinas que tiene el bosque, más allá del riesgo de caer y sufrir una lesión que podría ser fatal.

Por todo lo anterior, algunos paseantes exhortan a las autoridades competentes a que pongan orden en el lugar. Varias personas coincidieron en que hace falta una policía montada en el Bosque de La Primavera que pueda sancionar a los visitantes, que sin discriminación dejan todo tipo de basura. Sin contar la ayuda que podrían proporcionar en caso de presentarse algún accidente.

El Occidental / Juan Manuel Rivas

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n1490213.htm


Leave a Reply