Archive for diciembre, 2010

La Villa Panamericana toma forma

Posted by on jueves, 9 diciembre, 2010
El recinto albergará alrededor de siete mil atletas durante los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. E. PACHECO

El recinto albergará alrededor de siete mil atletas durante los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. E. PACHECO

GUADALAJARA, JALISCO (09/DIC/2010).- Hace algunos meses parecía un imposible, pero hoy, luego de haber pasado por conflictos y un cambio de sede, la Villa Panamericana presenta el 57% de avance en su construcción.
Se trata del recinto que albergará alrededor de siete mil atletas durante los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, y que se construye en la zona conocida como El Bajío, en donde un aproximado de mil personas trabajan “a marchas forzadas” para quede concluida en julio de 2011.

Tierra, ladrillos, un edificio prácticamente terminado y otros tres avanzados en su construcción, es lo que se puede apreciar al arribar a este lugar, en el que desde el pasado 7 de diciembre comenzaron a hacerse los movimientos de tierras, para que la obra comenzara formalmente el primer lunes de enero de 2010.

En un recorrido realizado por EL INFORMADOR, Gerardo Huerta, encargado de administración y ventas de la Villa Panamericana, explicó los avances que ha tenido la construcción de este complejo.

“Acabamos de revisar el avance para la primera etapa de construcción, vamos en el 57% de construcción y prácticamente en una semana se terminará todo lo que es estructura de acero, y ya con albañilería, acabados e instalaciones, se verá un avance importante, dependiendo de cada uno de los módulos, porque estamos hablando de diferentes edificios”, explicó Huerta Hoyos.

La fecha de entrega al Comité Organizador de los Juegos Panamericanos 2011 (Copag), será en julio del año que entra, pero para hacer más efices las revisiones, se harán una “serie de entregas escalonadas”

“Hicimos un programa escalonado de entregas, porque también nos dimos cuenta que para el Copag recibir todos los edificios al mismo tiempo iba a ser muy complicado, entonces a partir del 11 de abril entregamos el primer edificio, a los 15 días entregamos dos más y de ahí en adelante cada semana estamos entregando por lo menos un edificio más”.

De lunes a sábado se puede ver a todo el personal trabajando para cumplir el objetivo, porque a pesar de haber atravesado problemas en un inicio, no van retrasados y todo se ha construido en tiempo y forma.

“Son alrededor de mil trabajadores más los ingenieros, los que están trabajando en esta obra, más las personas que están trabajando los materiales que estamos usando, que muchos de ellos ya vienen prefabricados; la construcción va en tiempo adecuado, sin embargo, tenemos de colchón abrir el turno de la noche o trabajar los domingos”, dijo Huerta.
Debido a que “no quieren aflojar el paso”, el personal que trabaja en la edificación de la Villa, no tendrá vacaciones en la época decembrina.

“Tal vez el 25 de diciembre y el 1 de enero si se descanse, pero los demás días se trabajará normal, este proyecto no permite ese tipo de descansos, porque tenemos el tiempo encima, vamos muy bien pero no podemos retrasarnos ni un minuto”, señaló.

Para los Juegos la entrada definitiva será la de Avenida del Bajío,  en donde se harán algunas modificaciones para que quede con una entrada “de primer mundo”.

“Es una obra que tiene el compromiso de estar terminada antes de los Panamericanos, sin embargo, por cuestiones de seguridad que solicita la Odepa (Organización Deportiva Panamericana), la Villa tiene que tener dos ingresos, entonces también tendrá una entrada del lado donde esta el Estadio Omnilife, esta obra dura tres meses”.

Recordemos que la Villa Panamericana inicialmente se iba a construir en el Parque Morelos, pero por cuestiones de inversión y ambientales tuvo que cambiar de sitio. El 3 de noviembre de 2009, el Comité Ejecutivo de la Odepa, dijo que la sede sería El Bajío, por considerar que ese proyecto cumple con sus requisitos y brinda las mejores condiciones de alojamiento para los atletas.

Después de los Juegos será vivienda privada

Al igual que todos los escenarios que se han construido como parte de la infraestructura deportiva rumbo a los Juegos Panamericanos, la Villa Panamericana tendrá un uso posterior, que será el de vivienda privada.

Daniela Anguiano Franco, responsable de la coordinación comercial de la constructora, explicó que “es un lugar con 17 hectáreas, de las cuales 6.5 pertenecen al Bosque de la Primavera, y en el cual hay departamentos de una, dos y tres recámaras”.

La voz del experto

La comodidad es la base: Fernando Platas

Para el medallista de plata de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, Fernando Platas, la Villa Panamericana debe de ir ligada principalmente al tema de la comodidad.

Luego de haber participado en los Panamericanos de La Habana (1991), en donde llegó con una fractura en la muñeca izquierda, por lo que no  pudo subirse al podio de premiación;  Mar de Plata (1995), en donde obtuvo dos medallas de oro y una de plata; Winnipeg (1999), en donde se colgó un oro y una plata; y en Santo Domingo (2003), en donde se adjudicó dos preseas de plata, Platas Álvarez explicó qué características debe tener una Villa Panamericana para albergar una justa continental.

“Es un tema de comodidad, es importante el número de cuartos, el número de camas, me parece que en la planificación es básico en la Villa Panamericana, así como todos los servicios, además la parte del comedor es muy importante porque es donde conviven los atletas”, mencionó Fernando Platas.

Para él todas las Villas que conoció “fueron diferentes y tenían lo suyo”.

“En Cuba el tema de servicios quedó corto, Mar de Plata fue interesante porque más que la Villa era como un lugar para vacacionar, el tema es que estaba tan lejos de todo que los traslados eran muy tardados; Winnipeg, fue como una ciudad universitaria, la lavandería y el comedor estaban bien, pero los cuartos eran pequeños y un poco incómodo pero suficiente; Santo Domingo los departamentos eran más amplios, con aire acondicionado, en el tema de lavandería faltó algo”.

La frase
“Hemos trabajado a marchas forzadas desde el principio, por lo cual llevamos una avance muy bueno, pero no queremos aflojar el paso”.
Gerardo Huerta, encargado de administración y ventas de la Villa Panamericana.

Informador Redacción / LMR

http://www.informador.com.mx/deportes/2010/255126/6/la-villa-panamericana-toma-forma.htm

Documentan la gran importancia ecológica de los encinos

Posted by on jueves, 2 diciembre, 2010

Alrededor de 200 especies dominan muchos de los bosques templados de nuestro país

Jueves 02 de diciembre de 2010El Universal

DIBUJO. Hojas de Quercus pedunculata arriba, avispa de la familia Cynipidae y agallas en hojas de encino (Foto: ESPECIAL )

DIBUJO. Hojas de Quercus pedunculata arriba, avispa de la familia Cynipidae y agallas en hojas de encino (Foto: ESPECIAL )

De las aproximadamente 600 especies de encino que se conocen en el mundo, alrededor de 200 viven en las principales coordilleras del país; y de éstas, más de la mitad son endémicas.

En el Laboratorio de Ecología Genética y Molecular del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la UNAM, campus Morelia, se realiza una investigación sobre la ecología, la genética, la conservación y el aprovechamiento de los encinos, dirigida por el doctor Ken Oyama.

Las especies de este género de árboles y arbustos (Quercus) tienen una gran importancia biológica, pues por su gran abundancia son especies dominantes en los bosques templados y subtropicales del mundo.

“Los encinos son lo que en ecología se conoce como especies clave, es decir, especies muy importantes en los ecosistemas porque forman una extensa y compleja red de interacciones con otros organismos como hongos, bacterias, insectos y plantas epífitas, entre las que se hallan las orquídeas y los helechos”, dice Ken Oyama.

Hipotesis

Debido a que ocupan nichos ecológicos muy diversos, los encinos constituyen un buen modelo para estudiar procesos evolutivos como las radiaciones adaptativas y la formación de especies. En el país hay múltiples formaciones montañosas con distintos orígenes y tipos de clima que generan varios hábitats, los cuales pueden ser ocupados por diferentes especies y generar la diferenciación y diversificación de éstas.

Por otro lado, la diferenciación de las estructuras reproductivas de las especies, así como el desplazamiento temporal de eventos como la floración, entre otras cosas, impiden el entrecruzamiento de individuos de distintas especies.

“En el caso de algunos encinos, esas barreras reproductivas no están tan desarrolladas, por lo que individuos de diferentes especies pueden aparearse y tener descendencia. Este fenómeno permite la hibridación o el entrecruzamiento de especies diferentes pero cercanas evolutivamente. Ésta es una de las hipótesis más importantes para explicar la existencia de una gran variedad de encinos”, señala el investigador.

Coevolución

En un ecosistema, las diferentes especies forman una red diversa y compleja en la que todo tiene que ver con todo. En cuanto a los encinos, interactúan de manera muy especializada con avispas de la familia Cynipidae.

Se conocen más de mil especies de avispas de esta familia y más de la mitad son específicas de los encinos. A esta interacción dependiente entre dos grupos de organismos que pertenecen a diferentes grupos taxonómicos se le conoce como coevolución.

Al ovipositar sus huevos en una hoja o en cualquier otra estructura de un encino, una avispa hembra induce en ella la formación de unas estructuras llamadas agallas, que los envuelven para protegerlos y facilitar su desarrollo. Las larvas del insecto, a su vez, no se comen la hoja, sino sólo los nutrientes que están disponibles en las agallas. Se cree que las larvas del insecto inducen a la planta a producir una sustancia análoga a una hormona del crecimiento que estimula el desarrollo y la formación de esas estructuras de tejido vegetal.

“Se pensaba que para cada especie de encino había una agalla determinada, y, sí, hay casos de encinos mexicanos que interactúan con una sola especie de avispa, pero también se ha visto que una especie de encino puede tener muchas agallas emparentadas, todas de la misma familia taxonómica. Esto significa que, en la evolución, unas agallas se acoplaron una a una (una agalla a una planta), pero también varias se acoplaron a una sola planta”, explica el investigador.

Unas avispas pueden inducir agallas en las hojas, otras en las ramas, el tronco, las raíces o incluso las flores, que duran sólo unas cuantas semanas… Con todo, en algunas partes del país, los investigadores universitarios han encontrado encinos sin agallas.

“Quizá sean especies nuevas que no han tenido el tiempo necesario para desarrollar una interacción con las avispas”, dice Ken Oyama.

El estudio de esta interacción ha conducido a numerosos descubrimientos sobre la biología de los insectos. Para empezar se han descubierto no sólo especies nuevas, sino también géneros. Además, se ha registrado que una especie de avispa presenta ciclos reproductivos combinados, es decir, una fase sexual en primavera y otra asexual en el invierno con morfologías distintas.

Madera muy utilizada en el mundo

La madera de encino es muy utilizada en el mundo para hacer carbón o leña, o para fabricar muebles, herramientas o instrumentos musicales.

“Durante mucho tiempo se recurrió a una práctica que consistía simplemente en talar árboles de encinos de gran tamaño y convertirlos en carbón. Lo que nos interesa hoy es que haya carbón, pero también que no se acaben los bosques de encino. Con algunos grupos de carboneros hemos buscado especies que puedan reproducirse vegetativamente aun después de haberles cortado el tronco”, apunta el investigador universitario.

En efecto, una de la propiedades de algunas especies de encino es que, si son cortadas adecuadamente, pueden producir tallos secundarios, los cuales a su vez pueden aprovecharse para hacer carbón. Ahora bien, no hay que derribar todos los tallos secundarios, sino dejar algunos para que alcancen una buena talla, produzcan bellotas y se reproduzcan.

Los investigadores universitarios descubrieron que un grupo de carboneros de la cuenca de Cuitzeo, Michoacán, recurre a diferentes manejos para producir carbón, entre los cuales sobresale uno que consiste en cortar periódicamente árboles de encino, permitiendo que los más jóvenes crezcan y se reproduzcan.

“Al establecer sitios permanentes de observación en bosques manejados con diferentes tiempos de tala, podemos calcular la relación entre la cantidad de madera que se corta y la cantidad de carbón que se produce. Además, al conocer el tiempo en que se hicieron las diferentes talas y el estado actual de esos encinares, podemos estimar el tiempo que tarda en regenerarse un bosque de encino”, asegura Ken Oyama.

Recomendaciones

Actualmente se cuenta con un modelo de conversión de madera a carbón para tres especies de encino y se conoce la tasa de regeneración de un encinar en la cuenca de Cuitzeo. Lo importante es que se pueden hacer recomendaciones a los carboneros sobre cómo manejar razonablemente sus encinares con bases biológicas.

“Desafortunadamente, la carbonera es una actividad poco regulada y mucha de la extracción de madera se efectúa en bosques de encinos maduros con árboles de 20 ó 30 metros de altura. Este manera de extraer madera debe evitarse, ya que la recuperación de un bosque maduro tarda, al menos, unos 100 años”, comenta el investigador de la Universidad Nacional.

Recuperar las funciones de un ecosistema es una cuestión muy compleja en la que se debe pensar antes de talar un bosque. Y no hay que olvidar que los ecosistemas proveen de servicios que son esenciales para la vida, incluso de los seres humanos.

“En estas investigaciones participan numerosos estudiantes de licenciatura y posgrado. Con ellos hemos establecido un proyecto de investigación muy ambicioso que va desde el conocimiento de las bases biológicas de las especies hasta el aprovechamiento sustentable de los encinos mexicanos”, finaliza Ken Oyama (Leonardo Huerta Mendoza).

Más información:

Correo electrónico: akoyama@oikos.unam.mx

http://www.eluniversal.com.mx/cultura/64330.html