Urbanización de El Bajío daña a La Primavera

This entry was posted by on lunes, 31 enero, 2011 at
Las grandes construcciones autorizadas en El Bajío han generado condiciones negativas para el bosque La Primavera.

Las grandes construcciones autorizadas en El Bajío han generado condiciones negativas para el bosque La Primavera.

Villa Panamericana no ha cumplido con las condiciones a favor del bosque estipuladas en autorización de impacto ambiental, indica director.

Guadalajara.- El bosque La Primavera, principal área natural protegida de la región conurbada de Guadalajara, sólo padece los problemas que le está generando la urbanización desordenada de la zona de El Bajío, propiciada por las autorizaciones municipales y ambientales a favor del complejo Chivas-Omnilife y de la Villa Panamericana: incendios, basura, ruidos, contaminación lumínica, extracción de flora y fauna, contaminación de fuentes de agua; mientras las promesas a su favor se diluyen.

José Luis Gámez Valdivia, director del área de protección de flora y fauna, dice que en parte esto se habría evitado si los constructores de la Villa Panamericana hubieran cumplido con las “condicionantes” que les impuso la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) a favor del área protegida, en la autorización de impacto ambiental que se les otorgó en diciembre de 2009, lo que no ha sucedido.

En la autorización del 7 de diciembre de 2009, emitida por la Semades (oficio 0007/6546/2009), se plantean la siguientes tres “condicionantes” (9, 10 y 11 entre las 56 totales que impone el documento) en “interacción con el área natural protegida”:

Uno, presentar a la Semades, “la propuesta de acciones de conservación que se deriven del estudio que presentó en la manifestación de impacto ambiental relativo al capítulo de fauna, el cual debe contener como mínimo las medidas técnicas a que se obliga…”. Dos, presentar un “convenio de coordinación con el Comité Técnico para la Administración del Bosque La Primavera, en el que se establezcan claramente los mecanismos de colaboración […] que deberán ser orientados principalmente al establecimiento de un sistema de vigilancia para evitar el paso de personas al área natural protegida, así como para el combate de incendios forestales”. Tres, “deberá donar seis cuatrimotos al comité técnico […] con la finalidad de que sean utilizadas tanto para apoyo a brigadas anti incendios como para las labores de inspección y vigilancia…”.

La basura aumenta, tanto en el exterior como en el interior del área protegida. Fotos: Agustín del Castillo

La basura aumenta, tanto en el exterior como en el interior del área protegida. Fotos: Agustín del Castillo

Según el dictamen de la Semades, La Primavera “es una fuente de bienes y servicios ambientales para la zona metropolitana de Guadalajara, proporcionando protección a la cuenca y subcuencas hidrológicas en que se ubica, representando uno de los principales aportes de agua de la región, en particular a los municipios de Zapopan y Guadalajara […] funcionando como proveedora de los servicios ambientales de captación, filtración, transporte y saneamiento de aguas superficiales y subterráneas”. En eso basó la autoridad ambiental las tres condiciones a cumplir por el desarrollador de la Villa Panamericana, la Inmobiliaria Cornejo Barragán, SA de CV.

Pero ninguna de las tres se ha cumplido. Los vehículos citados no se han entregado y tampoco se han firmado convenios para llevar a efecto un esquema de inspección y vigilancia en cosas tan frágiles como los incendios forestales.

Este año se ha padecido el problema de fuegos de forma más acusada porque se han facilitado los accesos por la zona hacia el bosque, y además, porque hay una evidente intención de urbanizar toda esta planicie baja por diversos particulares, advierte Gámez Valdivia.

El incendio sufrido hace una semana es revelador en ese sentido: en su combate sólo participó el sector oficial y no hubo elementos de los dos megadesarrollos citados, o de los fraccionamientos que se han establecido en el área.

Otro problema que se ha agravado es la presencia de tiraderos clandestinos desperdigados entre lotes baldíos y en la periferia de la urbanización, donde se tiene material seco disponible para alimentar los fuegos.

En cuanto al estadio Omnilife, además de la contaminación por la gran cantidad de autos a baja velocidad y de personas durante los partidos de futbol, se han presentado juegos pirotécnicos que ocasionan contaminación lumínica que ahuyenta o desorienta a la fauna de la zona protegida, puntualiza el director del bosque.

Milenio.com / Agustin del Castillo

http://www.milenio.com/node/634381


Leave a Reply